Diagonales de un cuadrilátero inscrito

El segmento de longitud t es la tercera diagonal que puede obtenerse al reordenar los lados a, b, c y d del cuadrilátero de las tres formas posibles, salvando rotaciones y reflexiones, manteniéndolo inscrito, en función de que lado se opone a uno fijo, digamos el a.
Que el cuadrilátero sigue siendo inscrito, y con la misma área, cuando se intercambian los lados manteniendo sus extremos en la circunferencia, es evidente descomponiéndolo en cuatro triángulos con vértice común en el circuncentro. Si este no fuera interior al cuadrilátero, el triángulo correspondiente al lado más próximo al circuncentro, siempre el mayor, debe 'restarse' de los otros tres.